Monte Saja

No hay nada más placentero que andar por un camino de tierra en un atardecer de otoño, rodeado de árboles con  hojas  de colores, iluminadas por un sol todavía cálido. Esa sensación la he vivido en un lugar de Cantabria entre hayas y robles, con el suelo tapizado por  una alfombra gruesa de musgo, virgen de pisadas.

El lugar existe: se encuentra bajando de los puertos de Sejos, pasando por Tramborrios y siguiendo hasta Pozo del Amo, donde se unen dos torrentes (Río Diablo y Río Infierno) para formar junto al río Corba el río Saja.

Relato de: Amélie

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s