Hechizo de luna

Hoy luce esplendida en su palidez, alta pero no altiva, resaltando en el cielo  festoneado de nubes de la noche. A esta hora en el páramo, una brisa fría azota las hierbas y mece las hojas de los árboles escasos. Mientras alzo los ojos para contemplarla, comienzo a notar los espasmos de la metamorfosis en mi cuerpo: mi vello se alarga hirsuto y mis uñas crecen curvadas hasta convertirse en garras. Mi cuerpo se arquea y mis colmillos se acrecientan amenazantes. Pronto sentiré un hambre inaplazable, una exigencia de carne cálida en mi boca y un anhelo por el sabor salado de la sangre,  imposible de desatender cuando se ha probado por primera vez. 

No puedo negarme, pertenezco a una cadena de muerte a la que fui condenado por otro igual, otra victima de la maldición infiltrada ahora, en mis venas.

Siento la llamada de la madre, luna llena, y abro mis fauces para cantarle sus alabanzas. Auuu.

P@

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s