Somos

Hoy, 8 de Junio, he salido con mi camiseta del revés. He ido, por gozosa prescripción facultativa, a pasear a la orilla del mar. Brillaba el Sardinero bajo un cielo entreverado de nubes, por dónde a veces, se escapaban los rayos del sol, que acariciaba a los paseantes, y a los chavales que jugaban un partido de futbol. Sin embargo, ni en todo mi recorrido playero, ni por las calles del centro de la ciudad, que he contemplado desde el autobús, he podido vislumbrar alguna prenda vestida del revés. Era un gesto sencillo, una forma de participar en ese nuevo movimiento solidario, que agrupa numerosas ONGs, en su intento de mejorar el mundo. Desconozco si este desentendimiento de la convocatoria  se debe a la falta de información, a la falta de interés, o al descreimiento en todo tipo de organizaciones, pero ha hecho que me sintiera extraña y ajena en mi ciudad, con mi cojera y mi camiseta de costuras evidentes, como una aventada, vagando en soledad.

Sin embargo, en la placidez del paseo, he meditado sobre la felicidad.  Algo tan sencillo como poder deambular tranquilamente, recibiendo la fresca caricia del mar en los pies, o de la brisa, o del sol, sin la urgencia de tener que procurarse las más básicas necesidades, y a la vez, tan difícil de conseguir para personas que sufren guerras, enfermedades, falta de alimentos, y tantas otras carencias que combatir y de las que, de alguna manera, somos responsables.

 Para eso ha nacido SOMOS.

P@

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s