Viento sur

Lo más difícil de vivir en Santander no es habituarse a esos días grises de lluvia en que el sol se convierte en una estrella remota y tímida, oculta tras las perseverantes nubes. Lo peor es tener que convivir con el viento sur.

El viento sur, es la antítesis de viento. Seco, aporta más calor del que debería alejar con sus devaneos. Es un aprendiz de ciclón, que en los días de máxima fortaleza, consigue hacer funcionar las señales humanas de alerta.

Es un duende revoltoso y mal encarado que desbarata el orden natural de las cosas: levanta las faldas y los peinados, arranca de raíz los árboles ancianos o forma barricadas con los contenedores de basura. También agita los pensamientos y las disposiciones de los seres más vulnerables a su influjo, con pesados dolores de cabeza.

Hasta el viejo mar no es ajeno a sus travesuras, y responde violento a la agitación  del Sur cuando despeina su superficie formando rizos de espuma.

 Los raqueros de Puerto Chico no por ser de bronce, dejan de ser niños, y contemplan indecisos el mar, temerosos de sumergirse para recoger las monedas lanzadas por los transeúntes, y provocar su ira.

Pero si observamos con detenimiento, descubrimos al más atrevido a punto de lanzarse a las aguas inquietas.

La mirada de la cámara ha conseguido parar su caída y la agitación del viento sur.

P@

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s