Pirulina

Cuando recogí en la calle a la pequeña Pirulina, no podía imaginar que fuera la reencarnación de mi hermano Jose Manuel.

Mi hermano mayor llevaba ya 15 años muerto, y no era fácil suponer que su alma vagara todavía por el mundo buscando un cuerpo apropiado. Pero mi convivencia con la gata, el conocimiento de sus costumbres domésticas, me pusieron en la senda de ese descubrimiento.

Pirulina, igual que Jose Manuel, detesta el pescado y eso es demasiado raro en un gato. Sin embargo le encanta comer todo tipo de aves que yo preparo para las dos: pollo, pavo, codornices y faisán en la Nochebuena. También se relame ante mis callos con garbanzos y mi cordón bleu.

Experta en música, no es únicamente que le guste escuchar mis discos enroscada en su sofá favorito –el de mi hermano-, sino que cuando me siento frente al piano para tocar las “polonesas”, se sitúa a mis pies para golpearme con su pata si desafino. Igual, igual, que hacía Jose Manuel. Entonces comienzo a tocar mal aposta, para fastidiarla, y ella corre a esconderse debajo de mi cama. Yo creo que incluso se tapa las orejas con sus patas delanteras.

Luego está su predilección por Margarita, la vecina del cuarto. Pirulina ronronea y se roza con sus piernas cuando esa descarada viene a casa a pedir algo que se le ha olvidado comprar. Transmutado en gata, mi hermano se aprovecha para mantener un contacto físico que nunca disfrutó cuando estaba vivo.

A veces la llamo por su verdadero nombre, incluso en presencia de extraños, que sonríen con disimulo ante ese despiste. Un día se me escapó delante del veterinario que, delicadamente, me recalcó el género femenino de la gata, como si yo no supiera con quién estaba hablando.

Así que, cuando estamos a solas, me burlo de Jose Manuel y le pregunto si no había otro animal o, al menos uno de su mismo sexo, para reencarnarse. Él, que siempre había sentido predilección por los leones, algo malo habrá hecho cuando era hombre, para merecer una reencarnación tan prosaica.

Entonces, pienso que probablemente yo, en otra vida anterior, haya sido una faraona del antiguo Egipto. Esa Nefertiti tan guapa que tiene un busto en un museo de Berlín.

P@

Anuncios

Un pensamiento en “Pirulina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s